Corazón de María de Linares: La historia tras el templo

Historia

La construcción de esta joya arquitectónica, surge por iniciativa de los sacerdotes pertenecientes a la congregación Claretiana. Dicha orden religiosa fue fundada por San Antonio María Claret en 1849 en Vich, España.

Los primeros misioneros de la comunidad Claretiana, llegan a Chile en 1870, asentándose en las ciudades de Santiago, La Serena, Valparaíso y Curicó.

En enero de 1895, llegan a Linares los primeros sacerdotes de la orden, encabezados por el Padre Superior de la congregación Claretiana en Chile, Antonio Dalmau, a él acompañan los sacerdotes Pascual Soler, José Viladrich y Gumercindo Vilahúr, además de los religiosos hermanos Antonio Callén y Juan Casanova.

Con el paso de los meses, esta comunidad religiosa asentada en Linares, siente la necesidad de edificar un templo en honor a Dios y la Virgen María, titular y madre de la congregación Claretiana.

Después de muchos esfuerzos por parte de los sacerdotes claretianos y los fieles, quienes a través de aportes monetarios lograron reunir los 160 mil pesos que se requerían para construir el templo dedicado a la Virgen María. Se debe destacar que, durante este proceso, fue una importante benefactora doña Dolores Ferrada, quién además de colaborar monetariamente, donó el terreno para la construcción de la iglesia.

Es así como el 15 de noviembre de 1896, se coloca la primera piedra del templo, y después de casi 10 años de intenso trabajo, la obra es terminada e inaugurada el 9 de diciembre de 1905, en una ceremonia en la que estuvo presente el delegado del papa Pío XI en Chile, Monseñor Pedro Monti.

Templo Corazón de María previo al terremoto de 1939

Templo Corazón de María previo al terremoto de 1939 (Fuente: Archivo Fotografico  De La Ciudad De Linares Chile – Página en Facebook)

Características arquitectónicas

El templo Corazón de María, tiene un largo de 69 metros y 60 centímetros, mientras que su ancho corresponde a 27 metros y 36 centímetros. La nave central mide 12 metros, y las naves laterales poseen una longitud de 7 metros y 68 centímetros.

En el interior, este templo ostenta una decoración ojival, correspondiente a la arquitectura del siglo XIII, con 14 columnas fasciculadas.

Exteriormente, era de admiración sus torres gemelas que alcanzaban aproximadamente los 36 metros de alto. Se debe mencionar, que estas torres fueron reconstruidas luego del terremoto que afectó al país en 1939. En aquella oportunidad, ambas torres fueron desviadas en 25 centímetros en orientación sureste. Debido al peligro que esto constituía para las personas de la época, se tomó la decisión de demolerlas en el verano de 1948.

Luego de aquella reconstrucción de ambas torres, otro movimiento telúrico que afectó al país en el año 2010 causó estragos en el templo, sobre todo en la torre del lado oeste la cual quedó deteriorada y fue necesario demolerla. Actualmente solo se puede apreciar la torre del lado este que, si bien quedó con algunos daños, estos fueron mínimos y no tan significativos como para ser demolida.

El diseño exterior de este templo, combina el estilo arquitectónico románico, ojival y gótico de los siglos XII y XIII. Posee tres puertas de hierro la cuales tienen distintas decoraciones.

Decoración interior

Los vitrales que tiene este templo en la parte superior, era lo que más llamaba la atención de los turistas que llegaban a la ciudad. Hay cinco vitrales que adornan el lado este y otros cinco que se encontraban al lado oeste. Además hay tres que están sobre  cada puerta de acceso en forma de media luna, uno en forma redonda que se encuentra sobre la parte alta del templo en la entrada (coro alto) y finalmente el que se encuentra en lo que era la sacristía. Existen en total 17 vitrales en el interior del templo.

Según la información recopilada, se tiene registro de que los vitrales fueron diseñados en Bélgica, pero fabricados en Francia. En aquellos que se encuentran a los lados oeste y este, se representaban distintos momentos de la vida de San Antonio María Claret, que como se mencionó al inicio, fue el fundador de la congregación Claretiana.

En el vitral que se encuentra sobre la puerta principal del templo, se representa el escudo de la congregación diseñado por el fundador de la orden.

Los vitrales cumplen una doble función. Por una parte, dan una decoración y estética al templo, y por otra, otorgan un efecto de iluminación armónica en el interior cuando los rayos del sol traspasan por los diversos colores que tienen los vitrales.

Además de los vitrales, se deben mencionar los altares que se encuentran en el interior, traídos desde el viejo continente en 1911 y fabricados con finos mármoles de jaspe, ónice y carrara. Estos altares, tenían esculpido imágenes que representaban la última cena, la huida de San José junto con la Sagrada Familia y el nacimiento de Jesús.

Otros elementos que aportaban a la decoración interior del templo, eran las imágenes de santos, talladas en madera o vaciados en yeso, o las grandes pinturas en óleo que representaban escenas bíblicas, como, por ejemplo: “La venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles”.

Pintura al interior antes del terremoto del 2010 (Fuente: Archivo Fotografico De La Ciudad De Linares Chile - Página en Facebook)

Pintura al interior del templo antes del terremoto del 2010 (Fuente: Archivo Fotografico De La Ciudad De Linares Chile – Página en Facebook)

El templo también albergaba imágenes de yeso que representaban las estaciones del viacrucis, y que estaban distribuidas en el interior del santuario.

Finalmente, otro elemento al interior del templo, eran sus confesionarios hechos de madera con un estilo gótico.

Se debe destacar, que tanto los vitrales, las imágenes de santos y los altares, fueron adquiridos gracias a los aportes que efectuaron los hermanos Cañón Zurita, quienes, al igual que Doña Dolores Ferrada, fueron grandes benefactores de este templo.

Estragos causados por terremotos

Anteriormente, se mencionó el daño que provocaron en las torres gemelas del templo los terremotos de 1928, 1939 y 2010. Sin embargo, en los dos primeros movimientos telúricos no solo afectaron a las torres del templo, sino que, en su interior, algunas imágenes de santos resultaron destrozadas, al igual que parte del inmobiliario y algunas bancas que se encontraban en la nave central.

Comenzó así un gran trabajo para restaurar el templo por parte de los feligreses, quienes, a través de alcances económicos, venta de productos agrícolas y remates de ganado, reunieron el dinero necesario para solventar los gastos de restauración. En esta etapa, se vuelve a destacar la colaboración de los hermanos Cañón Zurita.

Los efectos que provocó el sismo de 2010 en el templo, se comentan al final de este artículo, abordando la situación actual de la iglesia Corazón de María.

Monumento histórico nacional

Año 1995, se cumplían 100 años desde la llegada de la congregación Claretiana a Linares, por lo que se designó un Comité de Organización, encabezada por don Gustavo Nuche Cañón, para celebrar el centenario de la orden en la ciudad.

Comenzó así un trabajo arduo por parte del comité y la comunidad para obtener recursos económicos los cuales serían destinados para la renovación de la instalación eléctrica, cambio en los equipos de amplificación, y una limpieza general tanto en el interior y exterior del templo.

Para lo anterior, se realizaron rifas, venta de tarjetas de pascua y se recibió subvención municipal y aportes de la tesorería de la Congregación Corazón de María.

La ceremonia del centenario de la congregación Claretiana en Linares, se realizó el día 29 de octubre de 1995, en una solemne eucaristía presidida por el obispo diocesano, Monseñor Carlos Camus Larenas, acompañado por el Padre Superior de la orden en Linares, presbítero René Durán Molina y otros ocho religiosos claretianos, provenientes de Santiago.

Sin embargo, la celebración del centenario de la congregación Claretiana en Linares, no era el único motivo que hizo de aquel 1995, un año importante para el templo Corazón de María, puesto que el 29 de diciembre del mismo, se realizó una ceremonia festejando que el templo era nombrado Monumento Histórico Nacional, bajo el Decreto Supremo N° 677 del 15.12.95 del Ministerio de Educación.

Lo anterior, fue posible gracias al mismo Comité organizador, el cual gestionó con la ayuda del por entonces diputado Valentín Ferrada Valenzuela – pariente directo de doña Dolores Ferrada – y del profesor Jaime González Colville.

En dicha celebración, también estuvieron presentes algunas autoridades políticas de la zona, como senadores, diputados y el por entonces alcalde Sergio Sepúlveda Corvalán. Se destaca también la presencia del ex Seremi de Educación don José Vargas Vega, quién en representación del Ministro de educación, Sergio Molina Silva, declaró al templo Monumento Histórico Nacional.

Acontecimientos recientes y situación actual

En el año 2008 ocurre un hecho importante tanto para el templo como para los feligreses. Los misioneros claretianos, que por años habían estado a cargo de la administración y el cuidado de esta iglesia, dejan Linares para seguir evangelizando en otros lugares del país. Es así, que el recinto pasa a ser administrado por la Diócesis de Linares, asumiendo como párroco el presbítero Hector Villar, quién era párroco al momento de producirse el terremoto del 2010.

Como se mencionó anteriormente, el movimiento telúrico del 27 de febrero de 2010 provocó grandes daños en este templo. En el exterior el daño más visible es la falta de la torre del lado oeste y la caída del gablete que estaba en la parte superior en el centro del templo.

En el interior, los vitrales en su mayoría están intactos, con excepción de tres que tienen algunas partes quebradas. Lo que resultó más dañado, fue el techo pero solo en el sector de las naves laterales del lado este y oeste, ya que en el centro su diseño ojival sigue intacto.

Algunas imágenes de santos igual resultaron destruidas, así como también parte del piso de madera que está dañado por los escombros que cayeron desde el techo.

En este 2016,  el actual párroco del templo es el sacerdote Miguel Ángel Carrasco. La comunidad de fieles que previo al terremoto del 2010 se reunía para celebrar misas, hoy lo siguen haciendo en las capillas que se habilitaron en la casa parroquial que se encuentran justamente al lado de esta imponente arquitectura la cual espera paciente su restauración para seguir acogiendo a los linarenses del futuro.

Proyección de restauración

Las siguientes imágenes en 3D, presentan una proyección del exterior del templo una vez culminada su restauración.

Se puede apreciar que el diseño del templo cambiaría en la parte superior, retomando el estilo que tenía previo al terremoto de 1939 (como la primera fotografía que se muestra en este artículo)


Fuentes: 

Parte de la información expuesta en esta investigación fue proporcionadas por don Gustavo Nuche Cañón y del libro “Una mirada sistémica sobre las primeras capillas e iglesias de la Región del Maule” escrito por Álvaro Labra.

Las fotografías del templo previo el terremoto del 2010, fueron obtenidas por la página en Facebook: Archivo Fotografico De La Ciudad De Linares Chile. 

Las fotografías actuales de la parte exterior del templo, así como la de los vitrales son propias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s