Intervención artística de Don Giulio Di Girólamo en la Catedral de Linares (Parte 2) – El mosaico

El mosaico de la Catedral de Linares, es por lejos la joya artística más valiosa que dejó como legado don Giulio Di Girólamo. Tiene un tamaño de 100 m2 y adorna el ábside del templo.

Para la elaboración de esta publicación se contó con la información de un artículo escrito por Vittorio Di Girólamo, (hijo de don Giulio) en la revista Universum de la Universidad de Talca. Además se agradece la información proporcionada por los sacerdotes Silvio Jara Ramírez y Raúl Moris Gajardo. Finalmente agradecer la colaboración de Juan Andrades Pinto, sociólogo y profesor de epistemología en la Universidad Santo Tomás de Talca.


En la parte superior del mosaico, se encuentra el Cristo Pantocrátor (con libro) envuelto en una mandorla o almendra de forma oval (aureola) que en el arte religioso románico sirve para resaltar la divinidad. Jesús está sentado sobre un globo azul que representa el universo creado por Dios y rodeado de nubes que simbolizan el cielo.

Su mano derecha está en posición que representa la bendición al mundo, mientras que en su mano izquierda sostiene el libro con una inscripción en latín que dice: “REX EGO SUM COELI – POPULUM QUI DE MORTE REDEMI” que en español se traduce a: “Yo soy el rey del cielo, que redimió al pueblo de la muerte”.

Sobre la cabeza de Jesús, hay una paloma blanca y una corona doble que es sujetada por una mano que aparece de una órbita celeste llena de estrellas. La mano es la representación del Padre Dios, mientras que la doble corona en su mano que parece descender a la cabeza de Jesús es el símbolo de que Cristo es Rey del cielo y de la tierra. La paloma, en cambio es el signo del Espíritu Santo que desciende de Dios.

De esta manera, don Giulio representó la trinidad. Padre (la mano de Dios), Hijo (Jesús como rey del universo) y Espíritu Santo (La paloma).

Mosaico Catedral Linares (Cristo, Evangelistas y Ángeles)

Alrededor de Jesús, y de color verde, están representadas las figuras de los cuatro evangelistas: Mateo (figura humana al lado superior derecho), Juan (el Águila al lado superior izquierdo), Lucas (el Ternero en el lado inferior derecho) y Mateo (El León del lado inferior izquierdo). Estas figuras representan a la vez cuatro aspectos de la vida terrenal de Jesús: nacimiento, muerte, resurrección y ascensión.

“Por haber nacido, Cristo era hombre, por haber muerto, ternero, por haber resucitado, león y por haber ascendido águila” (Vittorio Di Girólamo, Revista Universum)

Además de las figuras de los evangelistas, también rodean a Jesús cuatro ángeles que sostienen en sus manos los elementos de la Pasión de Cristo. En el lado superior derecho un ángel sostiene la corona de espinas, en la parte superior izquierda, otro lleva los clavos con los que Jesús fue crucificado.

En las partes inferiores, un ángel sostiene el cáliz con el cual José de Arimatea recogió la sangre de Cristo (de aquí se desprende la historia del Santo Grial) y finalmente está el ángel del lado inferior izquierdo en cuyas manos están los látigos con los cuales Jesús fue azotado.

Más abajo, y de color rosado, están los arcángeles Miguel y Gabriel. El primero se ubica al lado derecho y en sus manos sostiene una espada, puesto que Miguel es el líder del ejército celestial de ángeles de Dios.

Mosaico Catedral Linares (San Miguel, San Gabriel, Virgen María)

Mosaico Catedral Linares (San Miguel, San Gabriel, Virgen María)

El arcángel Gabriel, se ubica al lado izquierdo, en sus manos sostiene la flor de lis (lirio) puesto que este ángel es el que se aparece a María y le comunica que dará a luz al hijo de Dios. En el cristianismo, la flor del lirio simboliza la pureza y la castidad, es por ello que es común que el altar de la Virgen María siempre está adornado con esta flor.

Dentro de otra almendra que está rodeada por 12 estrellas que representan las 12 tribus del pueblo de Israel, pueblo elegido por Dios para enviar a su hijo. Pero además las 12 estrellas simbolizan a los 12 apóstoles que son el fundamento en el que Cristo funda su Iglesia. En el interior de esta almendra, se encuentra la Virgen María, sentada sobre un césped con 20 flores blancas y con sus manos extendidas, lo que refleja una actitud de protección y de oración a la vez (el padre nuestro se reza con las manos abiertas hacia los lados).

A los pies de la Virgen, está la frase en español dictada por el obispo Augusto Salinas: “Ofrenda del pueblo de Dios” lo que hace referencia a un doble significado. En primer lugar se puede referir a la obra del mosaico en sí misma presentada como ofrenda a Dios haciendo honor a su divinidad. Por otra parte, la frase puede hacer alusión a la ofrenda eucarística que son los dones del pan y el vino.

Santos representados lado derecho del Cristo

En el mosaico, se representan a 11 santos (todos con sus nombres en latín), aunque en un principio sólo eran 10, ya que la representación del papa Juan XXIII en aquel tiempo no había sido canonizado, sino más bien su fallecimiento se produce en 1963, pero eso es una curiosidad que se explicará más adelante.

San Pedro con llaves y libro

San Pedro con llaves y libro

El primer santo al lado derecho de Jesús es San Pedro, el primer papa de los cristianos. En su mano derecha sujeta un libro con la inscripción en latín “NON PREVALEBUNT” que en español significa: No prevalecerán. Esto hace alusión al pasaje del evangelio de San Mateo 16,18 y se refiere a que las puertas del infierno no prevalecerán mientras exista la iglesia de Cristo.

En la mano izquierda, San Pedro sujeta dos llaves que les fueron entregadas por Jesús y cada una representa la llave del cielo y del infierno. Además son signo de autoridad de Pedro como vicario de Cristo en la tierra. Esto se menciona en la biblia en el evangelio de San Mateo 16:19: Jesús dice a Pedro: “Te daré las llaves del Reino de los cielos, y lo que ates en la Tierra quedará atado en los Cielos, y lo que desates en la Tierra quedará desatado en los Cielos””.

Ambas llaves  forman parte del escudo del Vaticano y además están presentes en el escudo de todos los papas que ha tenido la Iglesia Católica.

San Juan Bautista en el Rio Jordán (IORDANUS)

San Juan Bautista en el Rio Jordán (IORDANUS)

Al lado de San Pedro se encuentra San Juan Bautista que en su mano derecha carga una cruz de caña que está rodeada con una cinta que dice: “PARATE VIAM DOMINI”, es decir: Preparar el camino del Señor puesto que él irá delante de Jesús preparando el camino a su llegada, como lo menciona el evangelio de San Lucas 1,76: “Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos”

La mano izquierda de Juan Bautista indica hacia Cristo, en las alturas, esto puede hacer referencia a la misma inscripción que está en la cruz de caña del “Señor que viene en camino”. En sus pies, se representa el Rio Jordán pero con su nombre en latín: IORDANUS, lugar en el cual San Juan Bautista bautizaba en nombre de Dios.

San Jerónimo

San Jerónimo

San Jerónimo, considerado como uno de los más importantes doctores de la iglesia latina. Tiene gran importancia tanto por su difusión y traducción de la biblia del idioma griego y hebreo al latín, creando así la famosa Vulgata.

Los símbolos que lleva San Jerónimo en sus manos son un libro rojo con una cruz blanca en su mano derecha, lo que probablemente haga alusión a su Vulgata, mientras que en su mano izquierda sostiene una calavera, que posiblemente tiene relación con el tópico memento mori.

San Gregorio I, papa número 64 de la Iglesia Católica, a quien se le asignó el título de “Magno” o “El Grande” puesto que supo llevar con sabiduría la barca de Pedro en sus momentos más difíciles, como un: magistrado de la antigua Roma, mereciendo el apodo de “CONSUL DEI”: “Cónsul de Dios” como se muestra en la inscripción de su nombre en el mosaico.

San Gregorio I

San Gregorio I

 Sus atributos con los que se le representan son: la tiara papal, en su mano izquierda sujeta la cruz de astil, y lo más curioso es una paloma blanca posada sobre su hombro derecho y que se dirige a su oído, lo que guarda relación con la historia llamada: La inspiración de San Gregorio.

Santo Tomas de Aquino con la SUMA THEOLOGICA

Santo Tomás de Aquino con la SUMA THEOLOGICA

Santo Tomás de Aquino es considerado como uno de los más grandes representantes de las ciencias eclesiásticas. Su gran importancia se debe ya que logró realizar una mezcolanza entre teología y filosofía para probar la existencia de Dios. En el mosaico se le representa en su mano derecha su obra más importante: Summa Theologica, en la cual logró disciplinar como una síntesis todos los problemas existentes en relación a la fe, la razón, la filosofía y la moral.  Además se le incluye el símbolo que le caracteriza que es un sol de oro que lleva en su pecho.

Papa San Juan XXIII

Papa San Juan XXIII

San Juan XXIII es el último personaje retratado al lado derecho en el mosaico. Es también conocido por el apodo de: El papa bueno. Su importancia radica en la visión que tenía en que las personas del mundo tuvieran una vida basada en el respeto a los derechos humanos universales que son de carácter universal, inviolables e inalienables. Ese mismo anhelo, lo deja en manifiesto en su epístola: “PACEM IN TERRIS” o en español “Paz en la tierra” con la que se le representa cargándola en su mano derecha en el mosaico.

Lo curioso, es que don Giulio en aquella época dejo sobre la imagen de este papa una aureola de color amarillo en su cabeza, pero que pintó con tempera de color azul para así simular el color del cielo.

Debido a las medidas impulsadas por Juan XXIII durante su pontificado, por aquellos años ya se pensaba que algún día podría ser proclamado santo de la Iglesia Católica, es por ese motivo que Di Girólamo deja la aureola amarilla en la imagen de este papa como una posible “predicción”, la cual estuvo muy acertada, puesto que el 27 de abril de 2014, el papa Francisco oficializa la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II en el Vaticano.

De este modo en la Catedral de Linares, el mismo día de la canonización de ambos santos, se realizó una celebración especial presidida por el obispo Tomislav en donde se invitó a descendientes de don Giulio para que con un paño húmedo se limpiara la tempera azul y así descubrir la aureola del ahora Santo papa Juan XXIII.

Santos lado derecho del Cristo

Santos lado derecho del Cristo

Santos representados lado izquierdo del Cristo

 

San Pablo con espada (elemento de martirio)

San Pablo con espada (elemento de martirio)

San Pablo es el que ocupa el primer lugar al lado izquierdo del Cristo, a él se le representa sujetando una espada en su mano derecha, instrumento que fue utilizado en su martirio. En su mano izquierda, Pablo sujeta un libro como representación de las 13 cartas escritas por él a los cristianos de distintas localidades. Dichas cartas conforman parte del Nuevo Testamento.

La inscripción que se encuentra en el libro que sujeta San Pablo dice: DEUS OMNIA IN OMNIBUS, es decir, “Dios sea en todos”, tomada de la primera carta a los Corintios (15:18), escrita precisamente por este Santo.

 Con atuendo de color rojo, que representa su calidad de obispo en Milán, se encuentra San Ambrosio, patrono de la ciudad de Linares y de su diócesis. San Ambrosio es considerado como uno de las más grandes personalidades del cristianismo entre los siglos IV y V. En el mosaico, se le representa con una cruz en su mano derecha, como simbolismo de la única vía de salvación y de evangelización. En su mano izquierda tiene un libro, que es una de sus más grandes tratados: DE FUGA SAECULI, “Acerca de la huida del mundo”.

San Ambrosio con la Cruz y DE FUGA SACULI

San Ambrosio con la Cruz y DE FUGA SAECULI

San Agustín con inscripción IN TE REDI

San Agustín con inscripción IN TE REDI

Otro santo, y a la vez un gran pensador y escritor del mundo cristiano representado en la obra de don Giulio es San Agustín. Sus principales aportes al Cristianismo, son sus escritos en los cuales explica la composición del ser humano (cuerpo y alma), tomadas desde el punto de vista filosófico con los estudios realizados por Aristóteles y Platón, dándole un enfoque más teológico, algo similar a lo que desarrolla Santo Tomás de Aquino que realizaba la mezcolanza entre filosofía y religión.

La obra más importante de San Agustín es De vera religione, donde se lee la frase: “Noli foras ire; in te redi, in interiore homine hábitat veritas” que en español se traduce a: “No salgas afuera; vuelve en ti; en el hombre interior mora la verdad”. Esta frase que llama al allanamiento interior, a la introspección o si se prefiere de manera más coloquial: “el conocerse a sí mismo” con el IN TE REDI, es lo que se le plasma en el mosaico en el libro que San Agustín tiene en su mano izquierda.

San Benito de Nurcia, es el patriarca de occidente y fundador de la orden de los

San Benito con la REGULA

San Benito con la REGULA

benedictinos. Inspirado por Dios, San Benito escribe su obra titulada REGULA, “La Regla” dirigida a sus monjes. En ella, cobra importancia su lema: “Ora et labora”, es decir: “Ora y trabaja”.

 

En el mosaico, se le representa con su escrito REGULA que sostiene en su mano izquierda, mientras que en su derecha sujeta el cayado (bastón) como símbolo de autoridad abacial.

Al lado de San Benito, se encuentra San Francisco de Asís, un santo amante de la naturaleza y además poético que llevaba una vida austera. Creador del famoso Cántico delle Creature (Cántico de las Criaturas), de cuya antífona se desprenden las palabras que salen de la boca de San Francisco en el mosaico: “LAUDATO SIE MISIGNORE” (Alabado seas, mi Señor).

En las manos, costados y pies de San Francisco, se pueden apreciar los estigmas que Jesús puso en su cuerpo en el monte de La Verna, complaciendo su anhelo de probar el dolor divino (Vittorio Di Girólamo, Revista Universum).

San Francisco de Asis con el Lobo de Gubbio y los estigmas en sus manos, pies y costado

San Francisco de Asis con el Lobo de Gubbio y los estigmas en sus manos, pies y costado

A San Francisco, lo acompaña un lobo que está sentado a su izquierda, es el retrato del Lobo de Gubbio, que según cuenta la historia, era una bestia temida que causaba estragos en el pueblo de Gubbio, Italia. Todo eso cambió, cuando San Francisco se acerca a este animal y haciendo la señal de la cruz la bestia se volvió dócil.

Obispo Juan Subercaseaux. En vertical inscripción del artista Giulio Di Girólamo

Obispo Juan Subercaseaux. En vertical inscripción del nombre Giulio Di Girólamo con los años en números romanos: MCMLXIII (1963) a LXVII (67) transcurso que demoró en elaborar el mosaico

Finaliza la representación de los santos, la figura del segundo obispo de la diócesis de Linares, Juan Subercaseaux, con un traje que denota su cargo eclesiástico, de color rojo y negro. En sus manos carga el templo Catedral, por el hecho de que este obispo fue quien impulsó el modelo y estilo arquitectónico Románico Lombardo, para el nuevo templo que se debía edificar luego del terremoto de 1928, emulando así a la Basílica de San Ambrosio en Milán.

Mosaico del Altar

Mosaico Ciborio

El trabajo realizado por Giulio Di Girólamo en el templo de Linares no culmina en este mosaico que adorna el ábside, sino que además realizó el mosaico que adorna el ciborio en el altar mayor. En él se puede apreciar una cruz en cuyo lado izquierdo se encuentra el símbolo Alfa y en el derecho el símbolo Omega, que representan que Dios es principio y final. Alrededor se puede leer la inscripción: SANCTUS SANCTUS SANCTUS DOMINUS DEUS SABAOTH, que hace referencia a un cántico que en español se lee: “Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios de los Ejércitos”.

Un trabajo arduo y lleno de cambios

Para realizar todo este trabajo en el mosaico del ábside de la Catedral, don Giulio realizó muchos estudios y mediciones, elaboró miles de planos y bocetos durante seis años, con ideas para elaborar esta obra tan maravillosa. Así lo retrata su hijo Vittorio en el texto que escribió para la revista Universum:

Miles, digo miles, de dibujos (líneas y con claroscuro), de bocetos en colores (con acuarela témpera y lápices) y pequeñas maquetas, cubrieron por más de seis años las paredes, las mesas y los muebles de su taller y de su escritorio… Después de los bocetos y de los cálculos matemáticos, siguieron los cinco años de ejecución manual de la obra” (Vittorio Di Girólamo, Revista Universum)

 

Una de aquellas maquetas que se menciona, está en el Museo de Linares en donde se puede apreciar una de las ideas que tenía don Giulio para el mosaico, el cual tiene algunos cambios con la obra que finalmente se realizó en el templo.

En las siguientes fotografías se puede apreciar algunos detalles como por ejemplo:

  • Uno de los ángeles tiene en sus manos una lanza que simboliza otro elemento de martirio de Jesús, en este caso, el cáliz no estaba considerado como un elemento dentro de la obra. Además la posición de los ángeles es distinta.
  • Jesús presenta las llagas producto de su martirio en sus manos, pies y costado. Además en su mano izquierda sujeta un solo libro con toda la inscripción, y no dos como en el mosaico físico.
  • La ubicación de algunos santos y su atuendo es distinto. Esto se puede apreciar en las figuras de: San Benito, San Agustín, San Ambrosio y el atuendo del obispo Juan Subercaseaux.
  • En la maqueta, no se tiene considerado al papa Juan XXIII, en su lugar se había escogido a San Carlos Borromeo.
  • Los atributos que acompañan a algunos santos también son distintos. A San Pedro lo acompaña un gallo a sus pies (por la negación a Jesús antes de que el gallo cantara dos veces). San Benito solo lleva la REGULA y no el bastón. San Gregorio lleva un libro azul en una mano y en la otra una cruz pequeña (no la cruz astil). San Ambrosio lleva un bastón en su mano derecha en vez de una cruz.
  • San Jerónimo en su mano derecha sostiene una casa en vez de una calavera y a sus pies lo acompaña un león (según la historia, a San Jerónimo se le aparece un león mientras meditaba a la orilla del Rio Jordán). En San Francisco de Asís no se leen palabras que salgan de su boca, además no lo acompaña el lobo de Gubbio.

Esas son algunas de las diferencias entre el mosaico de la maqueta y el que finalmente se llevó realizó. Un trabajo que merece una valoración por ser considerado uno de los mosaicos más hermosos que existen en América Latina y que se encuentra en el templo madre de Linares.

El templo Catedral tiene un valor arquitectónico y patrimonial incalculable, es uno de los legados más importantes que se nos dejó del siglo XX a los linarense, independiente de la religión que se profese – o si no se tiene- , esta iglesia debe ser respetada y cuidada ya que es lo que más nos refleja.

Anuncios

Un pensamiento en “Intervención artística de Don Giulio Di Girólamo en la Catedral de Linares (Parte 2) – El mosaico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s